La agricultura es una herramienta-matriz poderosa que logra unir las motivaciones de un proyecto social, económico y cultural centrado en la calidad de vida de las plantas y de los animales. El hombre y el desarrollo sostenible son el centro de todo este proceso partiendo desde una perspectiva de colaboración entre visión y misión, entre valores y prácticas concretas, entre hombre y medioambiente.

Una poderosa herramienta de intervención sistémica en el entorno

En este sector las intervenciones del CfGC son muchas y muy variadas: desde la comunicación hasta el apoyo a las políticas agrícolas, pasando por las comunicación institucional, por la sostenibilidad, los sistemas automatizados, por la realización de nuevos modelos de transferencia tecnológica y por el uso de nuevos medios. El CfGC considera que las actividades agrícolas, junto con una buena comunicación, constituyen una herramienta poderosa de intervención sistémica sobre el entorno, en el que emprender diferentes actividades sociales, económicas y culturales. La agricultura tienen características que, aunque estén infravaloradas, pueden volverse fundamentales para definir el futuro de nuestro país, de la Unión Europea y de nuestro planeta. A pesar de su importante valor, el mundo de la agricultura se expresa con dificultad frente a realidades que podrían sacar provecho de su desarrollo.

Personas al centro

Esto ha significado desarrollar la potencialidad de la innovación tecnológica, desde la estrategia en redes sociales al análisis del impacto socio-económico de la agricultura de precisión. El punto de partida es la condición central e indiscutible de la salud de las personas (acreditación y certificación de lo ecológico), de la calidad de vida (relación entre los centros agrícolas de pequeñas dimensiones y las grandes ciudades), y de la colaboración intergeneracional (interés de los jóvenes por la agricultura).

Una agricultura excomulgada

Nos encontramos frente ante un “agricultura excomulgada” que no logra resultar como un ambiente provechoso para cruzar experiencias, competencias, informaciones y habilidades, desde una perspectiva social, económica y cultural. Esta es una situación inadmisible desde cualquier punto de vista. La eficacia de las intervenciones del CfGC se debe al apoyo que la comunicación generativa garantiza a la agricultura a través de estrategias de desarrollo intersectoriales, respaldadas por un desarrollo innovador. Tal desarrollo es funcional a las actividades agrícolas y agroalimentarias porque están orientadas a involucrar el sistema socio-económico y cultural (patrimonio cultural) al que pertenecen.

El enfoque del CfGC en el sector “Agricultura y desarrollo rural”

Políticas agrícolas, intervenciones institucionales y una comunidad para valorar

Desde una perspectiva institucional de las políticas agrícolas el CfGC ha tenido la ocasión de colaborar con quienes se dedican a la gestión de los recursos públicos. Estas actividades han permitido adquirir, entre operadores varios y partes interesadas, un conocimiento directo de las condiciones reales en las que trabajan. Estos elemento se han demostrado fundamentales para mejorar la comunicación entre quien gobierna y quien trabaja, o quisiera trabajar, en el sector.

¿Cuáles son las condiciones de los empleados en el sector agrícola, forestal, agroalimentario e íctico? ¿Qué problemas hay en estos sectores? ¿Qué relaciones existen entre el sector público, el mundo político y el día a día de quien trabaja en estos ámbitos?

Aún más importante, ¿qué estrategias comunicativas deben establecerse entre la administración pública y las empresas, ya sean pequeñas, medianas o grandes, privadas o públicas, para fortalecer ese sentido de “comunidad” del que mucho se habla, pero poco se pone en práctica? Sin una comunicación que de vida, que consolide la comunicación ¿cómo puede asegurarse un desarrollo económico y social?

Agricultura y sostenibilidad

El CfGC lleva adelante una línea de investigación relacionada con la sostenibilidad en el sector agrícola, que ha realizado hallazgos científicos relacionados al hecho que la agricultura es un motor de sostenibilidad solo si logra establecer un sistema entre las diferentes realidades que la impulsan y, al mismo tiempo, se benefician.

Una vez más es una cuestión de comunicación: la sostenibilidad de la agricultura depende de su capacidad de construir alrededor de sus actividades, a nivel local, regional, nacional y europeo, una comunidad dinámica y colaborativa de intereses y competencias para poder afirmarse a nivel económico y social.

La comunicación puede aportar una contribución insustituible en la creación de la sostenibilidad del sistema: tanto en el sector sanitario como en el turismo, como en la industria manufacturera 4.0, en la artesanía, en la industria de los servicio, en la gestión del patrimonio cultural y paisajístico y todo lo que lo rodea.

El relato de la agricultura en los medios

De esta manera, se abre una tercera línea de investigación, dedicada al relato de la agricultura en los medios. No hay dudas de que el futuro de este sector (incluidas todas sus potencialidades) esté entrelazado al nivel de conocimiento en el tejido social.

Nuestros investigadores han realizado intervenciones sobre el sistema de información aplicado, recogiendo ideas y contenidos pensados para despertar mayor interés. En breve: juntar partes interesadas en una comunidad activa, capaces de construir una red de ayudas que pueda no solo responder en los momentos de crisis, sino también anticiparlos.

En la sociedad del conocimiento la información puede transformarse en el patrimonio más valioso siempre y cuando sea alimentada también por el mundo de la investigación.

Tercera misión: comunicación e investigación

Al ser un grupo de investigación académico, el CfGC se interroga sobre cuál es la interpretación más correcta para la Tercera Misión de la Universidad en el sector agrícola. El objetivo es permitirle que los investigadores valoren el significado que la agricultura tiene para el entorno que los rodea: por este motivo, el CfGC está desarrollando, en colaboración con representantes importantes y asociaciones del sector, un modelo de transferencia de la innovación específico para el sector.