Una gobernanza se considera buena cuando pone en contacto al mayor número de partes interesadas (conscientes o no), controla los conflictos y favorece la toma de decisiones estratégicas, situacionales, comunes, compartidas y responsables.

Una pérdida creciente de confianza en las instituciones

Los últimos datos del Instituto Demos sobre la confianza de los italianos en las instituciones (Gli Italiani e lo Stato, ed. XX) muestran un panorama que no se puede ignorar, si se quiere intervenir sobre la comunicación institucional o, más en general, sobre la comunicación como estructura fundamental de la sociedad, de la economía y de la cultura. Todos los sujetos institucionales han registrado una caída notable de popularidad. La confianza en la Unión Europea, por ejemplo, ha bajado del 18%. Las instituciones locales han perdido 6 puntos (del 39% a 33%); por lo contrario, los sindicatos han recuperado entre el 6-8%. Queda clara una cosa: más allá de los “normales” cambios anuales, todas las instituciones tienen el desafío de reactivar las dinámicas relacionales e intentar fortalecer la confianza y el desarrollo del capital social. Estos elementos han sido la base de la calidad de vida en Italia, pero deben tomar un enfoque diferente lo más pronto posible.

Una comunicación para construir nuevos procesos de participación

El CfGC aplica el modelo de la comunicación generativa para analizar, diseñar y realizar procesos participativos y de toma de decisiones inclusivas para las instituciones. Y no solo eso, también para el mundo de las cooperativas y las necesidades y urgencias que les van surgiendo día a día propias del panorama empresarial y de las organizaciones.

Para enfrentarse a la caída de la participación es necesario ser conscientes de que esto va más allá del mundo institucional; también están involucradas empresas, asociaciones, organizaciones con misiones diferentes y los ciudadanos. En toda la sociedad ha crecido la exigencia de técnicas que soporten la construcción de relaciones, de diálogo, de cooperación y colaboración y que ofrezcan precisos enfoques operativos

El enfoque de CfGC en el área “Dirección y participación”

Un enfoque ni descendente ni ascendente

Desde la fundación del CRAIAT, el CfGC se ocupa de la gobernanza y la participación, investigando y estudiando alternativas a las clásicas estrategias descendentes y ascendentes. Según el paradigma generativo de la comunicación, ocuparse de la gobernanza y participación inclusivas significa superar la dualidad aparente entre estas modalidades para

construir una organización de la comunicación […] capaz de divergir y converger las partes interesadas en la vida de una entidad, según un movimiento pulsante que va desde el centro hacia la periferia (política de direcciones), luego desde la periferia hacia el centro (participación), fortaleciendo la centralidad de la misión, de la identidad y la visión de una comunidad, y favoreciendo la generación de conocimiento. (Toschi. Traducción por el personal editorial)

El CfGC se ocupa de la gobernanza y la participación en varios niveles, desarrollando proyectos para entidades, empresas, y asociaciones, a nivel local, regional, nacional e internacional.
Desde esta perspectiva, se aplican esfuerzos teóricos y prácticos para reconstruir y redefinir una comunicación, a menudo desgajada, que enlace quien gobierna y quien es gobernado. Un objetivo debe redefinir de manera radical el concepto de representación en sí.
Se trata de un proceso que no intenta debilitar las responsabilidades de la representación, sino más bien fortalecerlas y legitimarlas, ya que se realizan en un ambiente comunicativo muy diferentes respecto al anterior, es decir, inclusivo con sus representantes.
Este principio se ha ido aplicando a varias situaciones de gobernanza: se va de las sociedades corporativas, reactivando las relaciones entre las bases y sus dirigentes, a las administraciones públicas mediante un proceso participativo que vaya involucrando a todas las partes interesadas. De esta manera, se crea una comunicación inédita para la participación inclusiva, donde dialogan las expectativas y las necesidades de los ciudadanos con las competencias y los conocimientos técnicos de los administradores.

De la comunicación DEL a la comunicación EN EL producto/servicio

Todas las experiencias del CfCG tienen en común el rol central del conocimiento, un recurso increíble y particular que no disminuye al ser compartido, al contrario, aumenta. Aumenta si se utiliza y se controla su valor, aplicàandolo en las necesidades.
Incorporar el conocimiento en el comportamiento de todos, incluso en los procesos de producción (aquí el concepto tiene un enfoque muy amplio como, por ejemplo, la redacción de un estatuto municipal o de una convocatoria de fondos públicos ), es la mejor manera para pasar de una comunicación DEL producto, típica del paradigma comunicativo EN CRISIS HOY EN DÍA (jerárquico, transmisivo y emulador), a una comunicación EN EL producto, que caracteriza el paradigma generativo de la comunicación.
La comunicación DEL producto trabaja sobre elementos predefinidos, según la visión típica del montaje lineal. Estos elementos deben simplemente unirse y, al final de proceso de producción, transmitirse al público establecido a través de técnicas de menor o mayor grado de persuasiàon. Este tipo de comunicación es propensa a fragmentar los elementos y los objetivos que la constituyen, según una visión cuantitativa de los resultados.
La comunicación EN EL producto, al contrario, trabaja para juntar los diferentes recursos, siguiendo una trama que se define con el avanzar de la producción. Esto hace que el producto que se debe realizar (y usar) sea una herramienta comunicativa capaz de relacionar sujetos y áreas de interés diferentes y lejanas entre sí. De esta manera, esta fuerza de congregación favorece una producción de mayor calidad, más fuerte y ganadora desde un punto de vista cuantitativo.
En los procesos de toma de decisiones, la estructura de la comunicación EN EL producto es una decisión estratégica fundamental. No hay que limitarse a comunicar los productos de la gobernanza: la gobernanza tiene que transformarse en un ambiente comunicativo e inclusivo para poder definir sus mismo objetivos, que resultan cada vez de mayor calidad y relevancia.

Pensar en el sentido y el valor de los cuerpos de intermediación

La crisis de la gobernanza y de la participación están relacionadas con una fase de transición que está atravesando la sociedad actual y consecuentemente también los cuerpos de intermediación- grupos de sector, sindicatos, partidos políticos, grupos industriales y comerciales, etc…- que colaboran con el CfGC desde hace tiempo, en proyectos de investigación a nivel regional, nacional e internacional.
Estos cuerpos cumplen importantes funciones comunicacionales en las sociedades democráticas. El evidente proceso de debilitación y deslegitimación que están viviendo desde hace décadas se debe a la incapacidad de tomar una nueva posición frente a la profunda metamorfosis que desde los años ‘70 en adelante ha transformado nuestra sociedad. El modelo de comunicación transmisivo, jerárquico y emulador es el que predomina, y los cuerpos intermedios se han amoldado para sobrevivir a exigencias culturales y políticas muy fuertes y omnipresentes. Esta es una estrategia que se basa en cambiar todo- revolución digital- para que muy poco cambie, siempre fortaleciendo la misma estrategia de persuasión.
Uno de los compromisos del CfGC es revalidar tanto el rol fundamental de los cuerpos de intermediación, como la necesidad de redefinirlos, una vez abandonado el anterior paradigma comunicativo, con un nuevo enfoque basado en la construcción de ambientes de comunicación y mediación entre las necesidades, percibidas y/o no, de la base y de las líneas estratégicas de los vértices.
Este enfoque no los coloca más como intermediarios entre quienes toman las decisiones y quienes se adaptan, sino más bien como gestores de ambientes comunicativos que favorezcan el conocimiento de las varias perspectivas de las partes interesadas y al mismo tiempo favorezcan los procesos de gobernanza participativa.