Trabajar en el ámbito de la excelencia italiana significa apropiarse del valor del tiempo, alejándose de la lógica dominante del plazo de comercialización y regresando a tener en cuenta la calidad.

Los estudios realizados por el CfGC sobre el concepto de “excelencia” (tanto en el sector artesanal como en las pequeñas, medianas y grandes empresas) tienen sus lejanas raíces en la experiencia del C.R.A.I.A.T. (1992-1999), en los varios proyectos llevados a cabo en los años siguientes y en aquellos del Communication Strategies Lab (2006-2016). Estos proyectos han sido caracterizados por un elevado nivel de transversalidad en diferentes sectores y por un fuerte nivel de transferencia de tecnologías: en comunicación para el marketing del entorno, en agricultura, en sanidad, cultura cooperativa, industria manufacturera, formación, etc.

Desafíos actuales: el plan nacional Impresa 4.0

El desafío al que el CfGC se está enfrentando lleva el nombre de “automatización de los procesos”, que en Italia hace parte del plan Impresa 4.0. A través de este plan se intenta facilitar e impulsar la hibridación entre el trabajo realizado por las personas y aquel realizado por máquinas para modernizar los procesos de producción y hacerlos más sostenibles y eficientes para los trabajadores. La consultoría y la investigación en este ámbito siguen dos líneas: 1. el análisis de las estrategias de medios adoptadas por instituciones y entidades varias a la hora de comunicar a las partes interesadas las oportunidades disponibles para fomentar la cultura de Impresa 4.0; 2. El análisis del impacto social causado por Impresa 4.0, bajo diferentes formas, como la transferencia de tecnologías, el cambio del paradigma empresarial, la nueva comunicación organizacional, formas inéditas de liderazgo, etc.

La empresa como respuesta a las necesidades del entorno

En este panorama que se transforma continuamente es fundamental que las empresas sean una respuesta concreta a las exigencias que surgen en sus alrededores, y que las relaciones entre excelencia e innovación sean orientadas no solo por las urgencias a corto plazo, sino también por una estrategia a medio y largo plazo que intente transformar, desde el interno, el sistema socioeconómico al que pertenece.
En particular, es esencial:

  • comprender qué rol juegan la artesanía y las pequeñas y medianas empresas que trabajan siguiendo tradición e innovación, investigación y cultura, conciencia de los procesos de mundialización y la fuerte conexión con el entorno con el que interactúan;
  • valorar el capital humano, el respeto por el medioambiente, la productividad y la cohesión social. Esto aspectos deben caracterizar la excelencia de nuestra producción;
  • el valor, esencial en el marketing, de un producto “diseñado y producido” en Italia. Este valor, no del todo comprendido todavía, debe reflejarse en la producción y en la venta en mercados locales y mundiales;
  • dar sentido a la presencia de tradiciones sociales y familiares en las empresas, más allá de los simples eslogan que nos rodean últimamente.

El enfoque de CfGC en el área “Diseñado y realizado en Italia”

Qué tipo de comunicación para “Impresa 4.0”?

El éxito de la fase inicial del plan Industria 4.0 (actualmente Impresa 4.0) ha sido oscurecido por una profunda grieta que se ha formado entre las empresas capaces de enfrentar el camino de modernización y las que han tenido desde un primer momento grandes dificultades. A estos obstáculos que han enfrentado más del 50% de las empresas (sobre todo, para comprender las razones detrás de una innovación tecnológica tan avanzadas), hay que añadirle la forma en la que las motivaciones detrás de dichos cambios han sido comunicadas (y no solo por parte del Gobierno): la información ofrecida consistía principalmente en las ventajas económicas de las que se podía beneficiar a través de reducciones fiscales.
Una comunicación que genere realmente innovación, enfocada hacia el fortalecimiento de la comunidad, favorece el diálogo entre las instituciones y las empresas, el intercambio de conocimiento y experiencias dentro de una empresa, reconoce y diseña sinergias entre las mismas empresas, con el entorno, las partes interesadas, las varias asociaciones, etc. Todo lo contrario del actual modelo que propende más a dividir que a favorecer colaboraciones y confluencias de intereses (más allá de la novedosa idea del Open Innovation que es una ayuda necesaria -como ha resaltado el Gobierno- para todos los sectores del excelencia del Made in Italy y para establecer una estrategia italiana para Industria 4.0).
El tiempo de la creatividad italiana es aquel delicado punto de juntura entre la capacidad de intervenir, aquí y ahora, y el respirar un pasado que no se presenta como nostálgico para resistir a la innovación, sino como inspiración continua para construir un futuro sobre bases sólidas. Nada de todo esto puede tener que ver con la improvisación, con lo desechable, debe ser un valor seguro en el que invertir.
Trabajar en el ámbito de la excelencia italiana significa reapropiarse del valor del tiempo, alejándose de la lógica dominante del plazo de comercialización y regresando a tener en cuenta la calidad.

Análisis del impacto social y de la potencialidad de Impresa 4.0

No hay duda que a partir de la automatización de los procesos y de la convivencia, cada vez más cercana, entre hombre y máquinas surjan problemas que afectan el ámbito social, modificando no solo la producción, sino la realidad por completo; incluso la más personal e íntima de los seres humanos.
Se corre el riesgo de intentar innovar desde una perspectiva liberadora para el hombre en los trabajos más ingratos a ventaja de la creatividad y acabar fortaleciendo un sistema que hace que el hombre sea un elemento cada vez más pasivo respecto a la automatización, ya sea en los procesos organizativos o en las máquinas y robot. La herramienta se transforma en el fin.
Al contrario, las nuevas tecnologías deben ser un modo de fortalecer los valores más afines a nuestra humanidad, porque nos permite de escribir de nuevo el tiempo y el espacio en el que vivimos, nuestra relación con la materia, ya sea viva o inerte, con el medioambiente. También nos permite pensar de nuevo las relaciones entre las personas y disponer de recursos que normalmente no reconocemos.
El imaginario se vuelve realidad.
Necesitamos evitar que los sueños se transformen en pesadillas. Esto depende de nosotros, de la atención con la que protegemos la historia de la creatividad, de la capacidad de emprendimiento y de la liberación cuyas raíces están en nuestro pasado y en el presente de las varias realidades sociales y económicas italianas de calidad, a nivel entorno y sectorial.

Tradición e innovación

Historia e innovación tecnológica pueden trazar redes ideales para crear excelencias en diferentes sectores, diferentes y enlazados entre ellos. Una excelencia que se caracteriza por el valor del “diseñado y hecho” en Italia.
Por este motivo, el CfGC analiza constantemente el impacto de los sistemas de automatización y desarrollar proyectos en los que la automatización pueda fortalecer las dimensiones vitales de las organizaciones. La máquinas están al servicio de la vida social, empresarial y cultural, no el contrario.
Todo esto significa ver en las nuevas tecnologías una herramienta útil para fortalecer la relación entre una creatividad histórica y las potencialidades de una mercado internacional, cada vez más globalizado, formado por productos realizados mecánicamente, todos similares y de baja calidad, que penalizan nuestra cultura empresarial (basada en el valor de la diversidad).
Es fundamental aprovechar el digital para unir la alta tradición italiana- creativa y atenta al valor de la persona, ya sea productor o consumidor- a un mundo con una historia cada vez más monótona y protegerlo con una visión personalizada de los productos.

Excelencia y sistema

El CfGC reconoce la excelencia como una sistema complejo, formado por pequeñas, mediana y grandes empresas que se expresan a través de interacciones, directas o indirectas, y contribuyen a implementar un valor añadido mayor que los valores de cada una de ellas.
La verdadera excelencia, aunque se exprese en el particular, es generada por un un sistema. La excelencia de cada uno es tal solo si se logra generar sistemas nuevos capaces de producir a su vez excelencia.

Por este motivo, el CfGC no actúa solo desde el particular al general, identificando y relacionando entre ellas diferentes experiencias para formar comunidades empresariales, sociales y culturales. Una comunicación eficaz debe proceder de lo general hacia lo particular, reconociendo los caracteres de la excelencia del sistema, de manera que se conviertan en elementos identitarios compartidos. A la base de esta investigación y de la actividad de consultoría del CfGC se encuentra el diseño y la elaboración de un proceso de comunicación que valorice las realidades particulares, optimizando la excelencia de un sistema al que pertenecen.