Una red que enlaza el área sistémica con la operatividad del día a día

La metodología generativa está basada en la idea de que para renovar un sistema de comunicación en cualquier organización, es necesario crear una red de relaciones, cada vez más densa, entre dos áreas de intervención diferentes y desarrollarlas al mismo tiempo y de forma combinada:

  • el área sistémica comprende la organización general del sistema de comunicación con los entornos internos y externos, y se caracteriza por tiempos de trabajo más largos y por acciones que van, de forma progresiva, desde lo general hacia lo particular; desde el diseño del nuevo modelo de comunicación hasta su completa finalización;
  • el área operativa consiste en la activación de los objetos comunicativos (OCM) que reflejan la nueva estrategia comunicacional según su formación y diseño a nivel general. Puede que se trate de herramientas comunicativas ya existentes- reelaboradas según el caso- o nuevas. El OCM es fundamental para restablecer el diálogo entre la comunicación organizacional interna y la comunicación externa.

Una herramienta de experimentación

El OCM- identificado por nuestros diseñadores como la herramienta más apta para comenzar el proceso generativo de innovaciones sobre el sistema de la entidad- permite experimentar nuevas soluciones comunicativas y de marketing desde la fase inicial del proyecto. Es una herramienta fundamental porque es posible comprobar la eficacia y las ventajas en la etapa de diseño, así como también plantear la nueva estrategia pensada para la organización, e identificar los puntos de conflicto que podrían surgir de forma sistemática, para así entablar negociaciones rentables entre las diversas partes interesadas.

Involucrar a las personas y dar autonomía a las comunidades

La activación de un OCM ofrece numerosas ventajas:

  • permite que los diseñadores lleven el análisis realizado en el ámbito de las prácticas comunicativas y lo
  • pongan en marcha a través de un estudio que involucre a todas las personas en el ámbito laboral cotidiano;
  • ayuda a que prosperen y se desarrollen ideas innovadoras en los entornos cotidianos de una organización;
    pone en práctica un modelo de formación indispensable para la nueva cultura y las nuevas técnicas de comunicación;
  • garantiza una transformación gradual de las estrategias de comunicación y de marketing para evitar la discontinuidad. La innovación- incluso la más profunda y radical- es más eficaz y duradera si se autogenera, valorando al máximo los recursos que ya existen y garantizando una inclusión funcional y estable de los nuevos recursos.

Finalmente, la ventaja más importante:

  • permite que el CfGC, desde un primer momento, ajuste y concrete sus servicios de forma tal que la comunidad involucrada se vuelva cada vez más autónoma, adquiriendo y apropiándose así de las competencias necesarias para la innovación hasta la completa emancipación del CfGC.

Todo esto seguirá los criterios de la consolidación comunitaria donde el uso de las TICs será fundamental para renovar e incrementar la valoración de la persona, ya sea como parte interesada interna o externa de la organización en cuestión.

Comunicar es una puesta en común

La decisión de utilizar el OCM para renovar la comunicación y las estrategias de marketing en cualquier organización nace del hecho de que las herramientas comunicativas (un folleto, un sitio web, una página social, un evento, etc…) son más eficaces cuando logran “comunicar” a las partes interesadas: la comunicación es eficaz si consigue crear las condiciones para que las partes comprendan sus beneficios  inesperados, su utilidad y las ventajas comunes.

En concreto, esto significa:

  • compartir un lenguaje y determinadas reglas;
  • reflexionar sobre la visión y la misión de la organización a través de una comunicación abierta y continua;
  • analizar y variar constantemente los comportamientos y los procesos para coordinar y valorar el trabajo de las personas y los sectores;
  • probar y valorar día a día el uso y la utilidad de los sistemas de automatización según la metas a corto, medio y largo plazo;
  • interactuar al experimento a través de acciones grupales, colaborativas y formativas. Todo esto se logra con un cumplimiento de los roles y de las responsabilidades, incluso cuando se encuentren en continuo estado de evaluación y redefinición.

En cada proyecto del CfGC la meta es siempre la misma: ampliar los saberes, las experiencias y las prácticas que forman cada organización, consideradas por el CfGC como sistemas vivos.

El Objeto Comunicativo Matriz (OCM): el corazón del diseño generativo


El Objeto Comunicativo Matriz (OCM) es el medio principal con el que iniciar la intervención del CfGC para renovar por completo el sistema comunicativo de una entidad.

Leer más