La complejidad no es un problema, sino el resultado de un descubrimiento increíble que permite que la humanidad utilice recursos impensables hasta un siglo atrás. A partir de este enfoque, la comunicación genera sanidad y bienestar y contribuye a definir un nuevo modelo de desarrollo. Para lograrlo es necesario generar sinergias entre áreas de la sociedad, de la economía y de la cultura que hasta ayer se consideraban lejanas y diferentes.

Una comunicación para fortalecer las sinergias entre sectores aparentemente distantes

Las actividades de investigación y de consultoría del CfGC se centran en la comunicación sanitaria, la comunicación realizada por las agencias y las empresas encargadas de la protección de la salud (servicios sanitarios, emergencias, etc.), y en la comunicación para la salud, es decir, la comunicación que involucra los factores socioeconómicos y culturales (como los consumos mediáticos, por ejemplo) “determinantes para la salud”, los estilos de vida. Es suficiente pensar en el proceso de globalización en curso, en los grandes procesos migratorios o en el significado que la realidad digital está adquiriendo al día de hoy en la vida de los seres humanos. En particular, el CfGC trabaja sobre las inmensas potencialidades que pueden generarse a partir de las estrategias de comunicación que fortalecen las convergencias y los intereses posibles entre sectores aparentemente diferentes. Desde la fundamental Ottawa Charter for Health Promotion (1986) a la no menos importanteTallinn Charter: health systems for health and wealth (2008), ambas promovidas por OMS, la comunicación sanitaria y la comunicación para la salud ha vivido increíbles cambios políticos, culturales y tecnológicos que han involucrado y cambiado profundamente el mundo de la información y de la comunicación.

Dar valor a los sujetos dentro de un sistema complejo

Comunicación e información se perciben y se utilizan a través de un viejo modelo transmisor-jerárquico, por lo que no se logra a valorar a los sujetos involucrados en las dinámicas de la salud y de la sanidad en la perspectiva de un proyecto común. Al contrario, la cultura de la salud y la organización sanitaria tienen la posibilidad histórica de colocarse como un sector estratégico para innovar el sistema socioeconómico, favoreciendo un proceso de fortalecimiento comunitario basado en la cooperación y colaboración entre todos los sujetos activos. ¿Cuáles son los sujetos involucrados? ¿Les conocemos? ¿Ellos son conscientes? Para dar una respuesta a estas preguntas es necesario abrirse a la complejidad que ha marcado históricamente la sociedad contemporánea desde una perspectiva radicalmente diferente a la que se ha ido adoptando hasta el día de hoy.

El enfoque de CfGC en el área “Sanidad, salud y bienestar”

Un enfoque sistémico a la salud

En las actividades del CfGC las temáticas relacionadas con sanidad, salud y bienestar representan un sistema de recursos inalienables al que toda la colectividad tiene derecho a acceder (en términos de paridad de derechos y oportunidades), pero que al mismo tiempo cada ciudadano tiene el deber de fortalecer con su actividad pública y privada en cuanto ciudadanos activos.
En línea con las previsiones realizadas en las conferencias de la OMS, una importante línea de investigación del CfGC se ocupa de la redefinición de la salud como recurso para toda la sociedad.
Al prestar máxima atención a los factores sociales, culturales, económicos y políticos sobre los que se basa el bienestar y vivir bien, el CfGC ha orientado su investigación para hacer de la comunicación no solo un medio para proteger la salud a través de información rápida y correcta sobre los servicios sanitarios y los estilos de vida (comunicación sanitaria), sino también una herramienta fenomenal para proyectar, desarrollar y monitorizar ese conjuntos de nexos entre sectores fundamentales para el alcance y el mantenimiento de una “sociedad saludable” (comunicación para la salud).
“Saludable” en todos los aspectos, sobre todo, social, económico y cultural del entorno.

Salud, bienestar y fortalecimiento comunitario

Dentro del CfGC se encuentra activa una línea de investigación sobre la relación entre formación, educación y comunicación (temas centrales desde hace tiempo en el CRAIAT), vistas como dimensiones fundamentales para garantizar a los ciudadanos la conciencia necesaria para ejercer un mayor control de bienestar físico y psíquico. Desde esta perspectiva, la salud puede verse como un sector fundamental para orientar cualquier evaluación o diseño económico o social: la salud no es solo un parámetro, sino también un proyecto de cada sistema socioeconómico y cultural.
De este punto parte el hecho de que la investigación y las consultorías del CfGC sobre los temas relacionados con las salud hayan sido siempre transversales; de la educación hasta la economía, de la cultura a la política, transformando la comunicación en una herramienta fundamental para interceptar los potenciales recursos de nuestra compleja sociedad.
No es un casualidad que la complejidad sea un aspecto muy relacionado con el sector sanitario, relación sobre la que existe una literatura académica muy amplia. La comunicación tiene la importante tarea de lograr que las razones de vital interés para las cuestiones sanitarias sean reconocidas y fortalecidas en los diferentes sectores de la sociedad en una perspectiva de fortalecimiento comunitario, en cuya base se encuentra la firme convicción de que la salud no representa un costo sino un recurso primario.